Luego de que Nicaragua presentara sus argumentos por escrito en el caso en el que se enfrenta con Colombia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, por el contencioso limítrofe en el mar Caribe, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia informó que esta presentación se da en cumplimiento de los plazos establecidos por la CIJ para el proceso iniciado en el 2013.   “Se trata de un documento que desarrolla una de las dos pretensiones contenidas en la demanda presentada por Nicaragua. Sobre la otra pretensión, la Corte decidió que no tenía competencia en razón a las excepciones preliminares presentadas por Colombia”, precisó el Ministerio.   A la par, la cartera también aseguró que el Gobierno Nacional seguirá defendiendo la integridad del Archipiélago y los derechos del país  en el mar Caribe.   Entre tanto, Carlos Argüello, agente de Nicaragua ante la Corte, solicitó la delimitación de su plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas, con base en el  Derecho Internacional Público. Además de indicar los derechos y deberes de los dos estados en relación con el área de pretensiones superpuestas y el uso de sus recursos hasta que se delimite con precisión la línea de frontera.   Para el Gobierno, la plataforma continental de las Islas del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que se extiende hacia el oriente en 200 millas náuticas, "se une incuestionablemente con la plataforma continental que tiene la costa Caribe colombiana" que se extiende hacia el noroccidente y hacia el Archipiélago en al menos 200 millas.  

Objeciones y demandas

  El pasado 17 de marzo, la CIJ rechazó las objeciones presentadas por Colombia y se declaró competente para juzgar esta demanda de Nicaragua además de otra del 26 de noviembre de 2013. El Gobierno de Nicaragua demandó entonces al Estado colombiano para pedir al alto tribunal de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que declarara que Colombia violó su obligación de no usar o no amenazar con el uso de la fuerza, y de no violar las zonas marítimas nicaragüenses delimitadas por la Corte el 19 de noviembre de 2012, así como sus derechos soberanos y su jurisdicción sobre estas zonas.   En noviembre de 2012 el alto tribunal de la ONU remoldeó la frontera marítima entre ambos países. En concreto, definió la frontera marítima única entre la plataforma continental y las zonas económicas exclusivas de Nicaragua y de Colombia dentro del límite de las 200 millas náuticas a partir de las líneas de base desde las cuales se mide la anchura del mar territorial de Nicaragua.   Los jueces dejaron bajo soberanía colombiana siete cayos del archipiélago de San Andrés, y a Nicaragua le otorgaron una franja marina en esa zona, que Colombia calcula en unos 75.000 kilómetros cuadrados y, el país centroamericano, en más de 90.000