Periodista de varios medios (entre ellos de Caracol y El Espectador) y profesor de Periodismo de la Universidad  Javeriana, Jorge Cardona Alzate,  editor general de El Espectador, es tal vez una de las voces más presentes y serias -y a la vez silenciosas- del periodismo en Colombia. Maestro de muchos, Cardona Alzate fue escogido por la  Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (Fnpi) como el ganador del reconocimiento Clemente Manuel Zabala a un editor colombiano ejemplar.   “La principal responsabilidad del trabajo de editor es el de apropiar los contextos a la información. Ningún acontecimiento surge de la nada”, comentó Cardona Alzate, en una entrevista para la Fnpi, donde también agregó que para él “uno escribe para la posteridad. Porque si en 50 o en 100 años se leen estos periódicos deben servir como una referencia de lo que estaba sucediendo en ese momento”.   La decisión estuvo a cargo de seis periodistas colombianos y una periodista internacional convocados por la Fundación. Ellos -Germán Rey (Colombia), Olga Lucía Lozano (Colombia), Alberto Salcedo Ramos (Colombia), Javier Darío Restrepo (Colombia), María Teresa Ronderos (Colombia), Álvaro Sierra (Colombia) y Mónica González (Chile)-  tomaron la decisión después de evaluar 21 postulaciones presentadas por un panel de directores, editores y expertos del periodismo nacional.   Para Fidel Cano, director  de El Espectador, Cardona Alzate ha sido “mi gran compañero de batallas, de sacar adelante El Espectador después de momentos muy difíciles. Es mi gran tranquilidad porque yo sé que la información en sus manos está garantizada. Además es un entrañable amigo que me ha acompañado todo este tiempo”.   Según el acta del jurado, repasar la vida profesional de Jorge Cardona “es a la vez hacer un recorrido por algunos de los momentos más significativos de la historia del periodismo nacional. Su labor como editor (…) lo ha convertido no sólo en un testigo analítico de algunos de los hechos que han marcado el destino del país y del periodismo nacional, sino en protagonista de algunos de los cubrimientos memorables de este oficio en las más recientes décadas”.   En su estudio, además de estudiar, dijo Cardona Alzate, él se reconcilia con su familia mientras se rodea de loslibros y papeles que han sido “mi punto de partida de todo lo que he hecho personal y profesionalmente”. “Yo soy un personaje que pasa la vida leyendo y escribiendo -agregó- Yo soy un buen estudiante. El periodismo es un permanente aprendizaje, por eso uno nunca termina de aprender. Y nunca termina uno de equivocarse y acertar, también. Lo más bonito del periodismo, para mí, es que se parece al fútbol: siempre te da una revancha”.