Cuba ultima las medidas preventivas para minimizar los efectos derivados del azote del gran huracán Matthew, que se acerca lenta y peligrosamente a la zona este de la isla, donde ya se han evacuado a más de 200.000 personas de comunidades costeras y áreas con riesgo de inundaciones. El deterioro gradual del tiempo en la parte sur de las provincias más orientales de Cuba se comenzó a percibir desde primeras horas de la noche de ayer ante la proximidad de Matthew, según el pronóstico más reciente del Instituto Nacional de Meteorología. Al mediodía de este lunes el huracán de categoría cuatro se encontraba posicionado 455 kilómetros al sur de la provincia de Guantánamo, situada en el extremo oriental, y a 475 kilómetros de Santiago de Cuba, la segunda ciudad en importancia del país caribeño. Los análisis de los meteorólogos sobre su trayectoria por el mar Caribe central apuntan a que luego de permanecer casi estacionario y afectar a Jamaica y Haití, el huracán tiene ahora vientos de 220 kilómetros por hora y velocidad de 9kms/h, y se ha abierto camino rumbo al norte para llegar a las costas de Cuba. Será entonces cuando Matthew comenzará a descargar la furia de los vientos, las torrenciales lluvias que le acompañan, y a levantar fuertes marejadas con trenes de olas que podrían llegar hasta diez metros de altura. Ante el panorama que se vislumbra en las próximas 24 a 48 horas, el meteorólogo José Rubiera se mostró “99,9” por ciento convencido de que esta vez Cuba sufrirá una “fuerte afectación”. Sus evaluaciones acerca de Matthew lo describen como un ciclón “peligrosísimo” y de “gran intensidad” que en este momento sigue ganando en “estructura” alrededor de su “ojo” central que está rodeado de las bandas de vientos más fuertes. A partir de esos elementos advirtió que hay condiciones en la atmósfera para que este evento “no se debilite” y antes de llegar a las costas cubanas se encontrará temperaturas que oscilan entre 29.5 y 30.5 grados en el mar que le prodigarán “suficiente energía” para mantener su categoría cuatro e incluso aumentarla.   Presencia en otras ciudades Por otro lado, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) emitió una vigilancia de huracán (paso en 48 horas) para Florida y el noroeste de Bahamas, incluidas las islas de Abacos, Andros Island, Berry Islands, Bimini, Eleuthera, Grand Bahama Island y New Providence. Esa misma medida se mantiene para Camagüey y Turcos y Caicos. Matthew, el quinto huracán de la temporada ciclónica en el Océano Atlántico, ha traído a la memoria el amargo recuerdo de Sandy, un devastador huracán categoría dos, que en octubre de 2012 cruzó de sur a norte por Santiago y Holguín, con saldo final de once muertos, y pérdidas cuantificadas en unos 4.000 millones de dólares.