Otro de los principales peligros en Florida son los tornados, teniendo en cuenta que el Servicio Nacional de Meteorología ya emitió un aviso. El huracán Irma perdió algo de fuerza este sábado y es ahora de categoría 3 y vientos de 120 millas por hora (195 kilómetros por hora) tras dejar atrás los Cayos de Florida, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos. Irma, que tocó tierra esta pasada madrugada como categoría 4 en los Cayos de Florida, a donde llegó con vientos máximos sostenidos de 130 millas (215 km/h), con ráfagas incluso mayores, se dirige hacia el norte a doce millas por hora (19 km/h). De esta forma, pasará junto a la costa suroeste del estado, que podría recibir los "vientos más fuertes en las próximas horas", según el último boletín del CNH, emitido a las 14.00 hora local (18.00 GMT).   Estas mismas malas condiciones climatológicas son a las que se responsabiliza de las primeras tres muertes en Florida debido a Irma. Se trató de dos accidentes de carretera ocurridos entre la tarde del sábado y la mañana de domingo. Y se espera que continúen en las próximas horas, mientras Irma prosigue su rumbo hacia el suroeste de la Península de Florida, donde se espera que se mueva cerca o sobre esta costa, pasando junto a ciudades como la de Fort Myers, que está a 70 millas o 115 kilómetros al norte del ciclón. Una vez entre en el interior del estado, en dirección norte, lo que le llevaría al suroeste de Georgia el lunes por la tarde. Alejarse de las aguas cálidas del Golfo de México supondrá un nuevo debilitamiento de Irma, que se mueve en la actualidad a doce millas por hora (19 km/h) y se espera que aumente todavía más su velocidad de traslación esta misma tarde, lo que reduce además su peligro.  Irma, que se cobró además al menos 25 vidas y cuantiosos daños materiales en el Caribe, podría provocar un aumento del nivel del mar de hasta quince pies de altura (4,5) en esta zona del suroeste de la costa floridiana, lo que podría anegar aún más las ciudades.   Los vientos de fuerza del huracán se extienden hasta 80 millas (130 kilómetros) desde el centro de Irma y sus vientos de tormenta tropical se sienten hasta 220 millas (350 kilómetros), mucho más del ancho de la península de Florida. Junto a los vientos huracanados, el peligro radica en las fuertes precipitaciones, que podrían dejar acumulaciones de agua de hasta 25 pulgadas (635 milímetros) en los Cayos, de hasta 20 pulgadas (508 mm.) en el oeste de Florida y de hasta 16 pulgadas (406 mm) en la costa este.