Aunque el presidente Juan Manuel Santos catalogó su reciente visita a Washington como la más fructífera para Colombia en las últimas dos décadas, no todo fue color de rosa. Abundaron críticas al proceso de paz, se notó la polarización en torno al tema y no faltaron cuestionamientos al modelo de intervención extranjera. También hubo victorias para el Gobierno, que son inocultables. Víctor G. Ricardo, exAlto Comisionado para la Paz, le contó a EL COLOMBIANO que “fue bueno que se estructuró un nuevo plan para la paz, en el que E.U. nos seguirá acompañando. Colombia tuvo dos días de prensa mundial, que ayudan a mostrar su cara positiva”. Precisó que en el plan Paz Colombia deben tener prioridad la justicia y los derechos humanos, y que hay que “tener muy claro que aunque habrá presupuesto norteamericano, la mayoría del dinero vendrá de tributos de los colombianos”. Advirtió además que ahora falta que los guiños que se dieron Santos y Barack Obama sean refrendados por el Congreso estadounidense, “porque el tema actual allá es de proselitismo político”.