El director encargado del Dapard, Misael Cadavid Jaramillo, confirmó que son 305 las familias residentes en la región de Urabá que resultaron damnificadas por las fuertes lluvias registradas durante este fin de semana en los municipios de Apartadó, Chigorodó y Carepa,. De acuerdo con el reporte oficial, en el municipio de Apartadó se registraron fuertes lluvias con vendavales, que provocaron los desbordamientos del río Apartadó y del Caño Vijagual provocando inundaciones en los corregimientos San José de Apartado y El reposo, respectivamente. “El caudal del río Apartado sobrepasó el muro de contención, generando inundaciones en los barrios El Dorado, El Concejo, Alfonso López, La Esmeralda, La Esperanza, Primero de Mayo, San Fernando, Fundadores, Cadena, Las Playas, San Judas y Pueblo Quemao, y afectaciones a más de 3.000 personas. En este municipio del eje bananero resultaron damnificadas 185 familias”, indicó Cadavid Jaramillo. Del mismo modo, en el municipio de Chigorodó las fuertes precipitaciones provocaron el aumento del caudal de los ríos León y Chigorodó. “Esto generó inundaciones en las veredas Sadem Candelaria, Sadem Guacamayo, Unión Las Parcelas y Las Parcelas, dejando un saldo de 50 familias damnificadas”, agregó el funcionario. Además, en Chigorodó hubo pérdidas en cultivos como plátano, maracuyá, yuca, maíz, hortalizas, entre otros. Y daños en la vía a la vereda El Coco, vía que conduce hacía la comunidad indígena de Guapá Alto y la vía de acceso a la vereda Guapá León. En Carepa las lluvias dejaron un saldo de 45 familias damnificadas (171 personas) en la vereda Mi Lucha. “El Cmgrd informó que hay dos familias en riesgo en la vereda La Primavera por socavación del terreno, inundaciones en la vereda Bocas de Chigorodó, donde fueron evacuados 9 adultos y 4 personas menores de edad e interrupción en la vía Carepa al Cerro, debido a deslizamientos de tierra”, concluyó.