A bordo del avión que lo llevaba de regreso a Roma, tras su visita a Georgia y Azerbaiyán, el papa Francisco afirmó que el esperado viaje a Colombia se produciría sólo “cuando el proceso de paz (entre el Gobierno y las Farc) esté blindado”, lo que, ante el resultado del  plebiscito celebrado ayer en este país, deja en duda que dicho viaje se realice.   “Quiero ir a América cuando el proceso de paz, si se cumple, yo quiero ir cuando todo esté blindado, cuando, sí gana el plebiscito, todo esté seguro, seguro y no pueda ver una vuelta atrás”, anunciaba al responder a la pregunta sobre sus viajes para 2017.   El pontífice argentino explicó respecto a un proceso “blindado” el que “todas las naciones internacionales estén de acuerdo que no se presentarán recursos. Si es así podré ir, pero no, si (la situación es) algo inestable”.  

Agenda abierta

  El pontífice comentó que no viajará mucho el próximo año ya que tiene varias visitas “ad limina”, las que tienen que hacer al papa las Conferencias Episcopales cada cinco años, pues se suspendieron durante el Jubileo de este año.   Confirmó el viaje, por ahora de un día - el 13 de mayo – a Fátima, en ocasión del centenario de las primeras apariciones marianas a los pastorcillos, en 1917.   También anunció que viajará a India y Bangladesh, mientras que aún se desconoce el periplo por África ya que dependerá según la época del año o la situación política del país.   Mientras que sobre el ansiado viaje a China, aseguró que en estos momentos el Vaticano “está en buenas relaciones” con el gobierno de Pekín y se dijo “optimista”.   Citó como ejemplo las exposiciones que los Museos Vaticanos han realizado en China y que próximamente habrá alguna muestra de la cultura china en estos. Aunque el viaje a un país que nunca han visitado los papas, queda aún lejos: “Me gustaría ir, pero aún no creo...”, dijo.  

¿Clinton o Trump?

  Sobre las elecciones en Estados Unidos, el papa Francisco afirmó que para un católico de ese país puede ser difícil elegir entre los dos candidatos, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.   Uno de los periodistas que viajaba con el Papa desde Bakú, le hizo notar que ambos candidatos validan tanto al divorcio como al aborto y le preguntó a quién podría votar entonces un católico.   “Una elección difícil para los católicos porque como me dice hay algunas dificultades en uno y en otro candidato”, añadió.   Pero Francisco no quiso ahondar en el tema ya que, dijo, no opina “cuando se está en medio de una campaña electoral”.   Lo que aconsejó a los católicos es “estudiar bien las propuestas, rezar y elegir según su consciencia