Aunque la carta del Gobernador sobre Belén de Bajirá dio frutos y el Gobierno Nacional moduló su posición en este caso, queda la preocupación en Antioquia por la neutralidad en el litigio.
La lucha que desde el año 2000 libra Antioquia para que la plena soberanía sobre el corregimiento Belén de Bajirá le sea devuelta al departamento tuvo en la madrugada de ayer martes uno de los peores capítulos, cuando los negociadores del Gobierno Nacional presuntamente acordaron con los dirigentes del paro chocoano interceder ante el Senado para que el conflicto se decida a favor del Chocó. Como parte de las negociaciones para levantar el paro, el ministro encargado del Interior, Guillermo Rivera, se comprometió “a respaldar ante el Legislativo el concepto técnico emitido por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Igac, en el que se resuelve el conflicto a favor de Chocó”, según divulgó el funcionario. Al saberlo, fue tal la indignación del gobernador, Luis Pérez, que desde la noche del lunes envió una carta al presidente, Juan Manuel Santos, en la que le expresó que, “este acuerdo desconoce la Constitución y la Ley 1447 de 2011, que le otorga al Congreso la competencia de solucionar los conflictos limítrofes entre departamentos”, y advirtió que dicha negociación iba “contra los intereses de Antioquia”. Ayer, el mandatario ratificó su rechazo a que los emisarios del presidente hubiesen incluido en los diálogos del paro chocoano el tema de Belén de Bajirá, que desde 1919 aparece en las cartografías como parte de Antioquia, exactamente como corregimiento del municipio de Mutatá, población del Urabá antioqueño. El Gobernador argumentó que la Presidencia no puede tomar posición en un problema limítrofe entre dos departamentos, en favor de ninguna de las partes, ante todo porque la decisión le corresponde al Senado y no al Ejecutivo. “El Gobierno no puede negociar algo que no es de su competencia y en este caso viola el debido proceso”, teniendo en cuenta que tras un concepto técnico emitido en febrero de este año por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi -Igac-, que favorece a los intereses chocoanos y que fue enviado al Senado para que tome la decisión final en el tema, motivó que la Gobernación acopiara las pruebas cartográficas e históricas para argumentar ante el Legislativo que Bajirá es de Mutatá. “Creo que fue una ligereza de los negociadores del Gobierno y espero que el Presidente rectifique”, puntualizó Pérez Gutiérrez.
Se unen fuerzas paisas
A la protesta del Gobernador se sumó la del congresista antioqueño Horacio Gallón, presidente de la Comisión de Ordenamiento Territorial de la Cámara, quien calificó la presunta injerencia del Gobierno en el tema como un “exabrupto” y anunció que ayer mismo enviaría al presidente Santos una carta similar a la del Gobernador en la que sentaría su rechazo a lo presuntamente acordado con los dirigentes chocoanos. El representante advirtió que “es un error que el Gobierno haya puesto dentro de los acuerdos para levantar el paro del Chocó la entrega de un territorio que hace más de 70 años es de Antioquia”. Recordó que es el departamento paisa el que ha hecho las inversiones y ha ejercido la soberanía administrativa, política y económica en este corregimiento de Urabá. Gallón promueve que el Senado -que debe tomar la decisión final en el tema- ordene la realización de una consulta popular para que la población de Bajirá decida a qué departamento quiere pertenecer. “En reunión el año pasado con la Comisión de Ordenamiento Territorial de la Cámara, el director del Igac (Juan Antonio Nieto) dijo que el gobierno de Sergio Fajardo no se había interesado en el tema mientras los dirigentes chocoanos asistieron a todas las reuniones”, manifestó Gallón. Sin embargo, en declaraciones de prensa en febrero de 2015, el gobernador Fajardo expresó su respeto por el Chocó, pero ratificó que “tenemos la convicción de que Belén de Bajirá es de Antioquia”. El congresista expresó que la bancada antioqueña está unida, pero advirtió que hay congresistas de la Costa Atlántica y del Valle del Cauca interesados en que se favorezca al Chocó. Por eso pidió al Legislativo no estudiar el tema hasta tanto se resuelva una impugnación que presentó Antioquia contra el concepto del Igac, porque desconoce los argumentos técnicos e históricos que le dan la razón a Antioquia en este caso. Gallón señalo que con ese concepto “el Igac atraca a Antioquia y le quita más de 20 mil kilómetros de territorio”.
Presión de ilegales
El secretario de Planeación de Antioquia, Carlos Mario Montoya, que encaró por mandato del Gobernador el acopió de pruebas para argumentar la soberanía antioqueña, señaló que en Bajirá no solo está en juego la potestad sobre el territorio sino que hay presencia de grupos ilegales presionando para que sea Chocó el ganador. “En esos 20 mil kilómetros lo que hay es una zona ambientalmente estratégica para Antioquia, hay aguas importantes, recursos de aire y fauna y un altísimo riesgo de que los ilegales se tomen la región, hagan explotación de oro y destruyan el territorio”. El Gobernador, incluso, recalcó que aunque en Belén de Bajirá hay empresarios legales, también hay actores ilegales interesados en cultivos de coca y minería de oro y cobre. El diputado antioqueño Jorge Iván Restrepo afirmó que hace 44 días estuvo en Belén de Bajirá, donde pudo constatar el sentir de la comunidad, en su deseo de seguir perteneciendo a Antioquia. “Manifiesto mi descontento y rechazo al acuerdo mencionado y mi apoyo rotundo a la carta enviada por el Gobernador” al Presidente. Restrepo añadió que “es un acto de completa irresponsabilidad solucionar los problemas del Chocó comprometiendo la histórica estabilidad institucional y territorial de Antioquia”. El congresista antioqueño Federico Hoyos calificó de irresponsables y temerarias las declaraciones del viceministro Rivera: “es inaceptable que con el ánimo de la reconciliación política en medio de un paro que ha presionando al Gobierno ahora se venga a comprometer la posición del mismo frente a un tema que no le corresponde”. Pidió al Gobierno mantenerse al margen y que el Congreso consulte a la ciudadanía. En horas de la tarde de ayer, el viceministro Rivera aclaró que el gobierno respetará la competencia del Senado en este caso. “El gobierno cumplirá cabalmente la ley 1447, que prevé el procedimiento para las disputas entre departamentos por territorios y la decisión final la toma el Congreso a través de sus comisiones de Ordenamiento Territorial”, aseguró. El secretario General de la Presidencia, Luis Guillermo Vélez, se pronunció en el mismo sentido (ver recuadro).