Transcurridos un mes y cuatro días desde que el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, decidiera suspender la ejecución del Túnel del Toyo por un mínimo de 60 días, para despejar las dudas sobre la contratación del proyecto, pactado en la anterior administración, ayer la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), terció en el asunto y pidió una solución que reactive la obra. El presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, recalcó la importancia de esta obra -que cuesta $1,8 billones- para la conexión Medellín-Urabá y su enlace para los proyectos Mar 1 y Mar 2 de las Autopistas de la Prosperidad. “El Túnel del Toyo no afecta el inicio de las autopistas porque nada tiene qué ver, pero obviamente nos interesa que haya una decisión positiva en el conflicto, porque eso nos permite acercar más a Medellín a Urabá”, dijo Andrade. Especificó que mientras Mar 1 será básicamente el mantenimiento de la vía actual hasta Cañasgordas, Mar 2 llevará la vía hasta Urabá y se mejorarán las condiciones en ambos tramos, “pero la diferencia entre tener el túnel o no tenerlo implicará un atraso de hora y media”, advirtió el funcionario. Al aclarar que la ANI no opina sobre las razones que llevaron al gobernador Pérez Gutiérrez a no desembolsar los dineros de la Gobernación para el despegue del proyecto y su posterior suspensión, dijo que “fue un proceso contractual con recursos de Antioquia y Medellín, les hemos dicho a la Gobernación y la Alcaldía que estamos prestos a ayudarles en la solución, pues estamos muy interesados en ayudar a que se resuelva”. En anteriores declaraciones, cuando desde la Gobernación se cuestionó la legalidad del contrato con la firma Konfirma, que asesoró la adjudicación a privados de la Gerencia del proyecto, Andrade respaldó la legalidad del proceso. “En los diseños (del Toyo) se han invertido muchos recursos y están en nivel apropiado para contratación, fueron contratados por ISA y cuando los recibimos contratamos una segunda firma para profundizar en la parte geológica y estamos convencidos de que hay una base muy sólida, dudo que se haya contratado un túnel con un nivel de diseño tan profundo”, recalcó Andrade en esa ocasión. Aunque voceros de la Administración y miembros de la Asamblea de Antioquia han cuestionado, además de la Gerencia del proyecto en manos de privados, que el mismo haya contratado sin la licencia ambiental, otras voces como las del anterior secretario de Infraestructura de la Gobernación, Rafael Nanclares, y funcionarios del Invías, sostienen que la Ley permite contratar la obra entregando al contratista la responsabilidad de obtener la licencia respectiva. La ministra de Transporte, Natalia Abello, aclara que Mar 1 y Mar 2 tienen cierre financiero y no tienen riesgo, pero “independientemente de lo que pueda ocurrir con el contrato del Toyo (...), esperamos que lo del Túnel se dé”. El pasado 18 de marzo, el alcalde, Federico Gutiérrez, reiteró su interés de que se respeten los acuerdos logrados desde 2013 entre Alcaldía y Gobernación. “Según las condiciones acordadas y los convenios que nos vinculan, también somos supervisores de esta iniciativa, por lo que es de nuestro interés darle debido cumplimiento a lo pactado por todos los actores y trabajar, articuladamente para que el proyecto sea una realidad”.